Por: Leoncio Manuel Silva Ceniceros.

Los antiguos de América danzaban a sus dioses, su culto se realizaba a campo abierto, el templo era sagrado y sólo los sacerdotes entraban en él.

La Iglesia naciente de estas tierras tuvo que modificar sus liturgias y hacer salir a los sacerdotes a evangelizar, asumió la danza y la direccionó hacia Cristo, sus templos estaban abiertos y poco a poco fueron entrando aquellos nativos.

Hoy que veo danzar a los matachines y a los que llaman de “pluma”, veo las raices de nuestro México, distorsionadas ciertamente de aquello que un día fue, pero aún con los vestigios de la sangre, de la cultura y de la fe nativa en esta parte del mundo; le danzan a Dios, le danzan al Santo, le recitan sus versos y le rinden honor…

Hay en nuestro México una riqueza que está muerta: la de llevar en nuestra sangre la herencia de Europa y la fortaleza de América, la de la fe en Cristo y las raíces de la gran cultura nativa…

Y junto con ella nuestra dificultad para entrar al templo, nuestro deseo indígena de celebrar en la explanada y a lo mucho amontonarnos en la puerta de la Iglesia, aunque en frente haya muchas bancas vacías…

Así somos, es lo que somos y por lo visto, así seremos.

Feliz miércoles!

LMSC

Compartir
Artículo anteriorEsta es la carta del Papa Francisco en el cierre del Jubileo de Santa Rosa de Lima
Artículo siguienteFOTOS: Miles de niños salen a las calles para peregrinar junto a María en Argentina
Nací el 3 de octubre de 1985, originario del Ejido San Agustín en el Municipio de Torreón Coahuila México, Realicé mis estudios en la escuela primaria del Estado "Liberación Proletaria", ubicada en la misma localidad; los estudios de secundaria fueron realizados en la escuela "Profesor José Rodríguez González, que se ubica en el centro de la ciudad de Torreón; mi educación preparatoria fue un poco accidentada, inicié dicha etapa en el "Centro de Estudios Tecnológicos y de Servicios #59" ubicado a espaldas de "Soriana Constitución" (Empresa de Súper Mercado Lagunera) en la ciudad de Torreón; sin embargo, permanecí en esa institución sólo un año (2001-2002), el 23 de agosto del año 2002 decidí Ingresar a la Preparatoria "Instituto Ciencias Humanas" (Seminario Menor), que se encontraba en el Ejido San Agustín, (donde sigo viviendo [hoy ya no existe dicha preparatoria, pues se transformó en el "curso Introductorio"]); no obstante en dicha escuela permanecí sólo dos años (2002-2004), para terminar los estudios de preparatoria en la "Escuela de Estudios Comerciales Computacionales y Fiscales" (ESCOFIS) donde sólo estudié un año (ciclo 2004-2005); en agosto del año 2005 ingresé al Seminario Diocesano de Torreón a la etapa del Curso Introductorio "San José" en el Ejido San Agustín, al año siguiente emprendí los estudios filosóficos en el "Seminario Mayor Santa María Reina", los cuales concluí en el año 2009; en ese mismo año ingresé a la etapa teológica en el mismo Seminario Diocesano, en junio de 2012, finalicé el tercer año de Teología, en enero de 2013 ingresé a la Congregación de los Hijos del Inmaculado Corazón de María (Claretianos) en la Ciudad de México concluyendo los estudios correspondientes a la teología en el Instituto de Formación Teológica Intercongregacional de México (IFTIM). Desde Noviembre de 2013 laboré en el Centro Pastoral Casa Saulo en la ciudad de Torreón, conocido popularmente como "Centro Saulo". Actualmente trabajo en la parroquia Inmaculado Corazón de María en la colonia Torreón Jardín.

Deja un comentario