Como sabemos hace un mes el cantante católico, Martín Valverde, sufrió un accidente automovilístico junto con su esposa y su hijo Pablo. Ante las dificultades y penas que han vivido al intentar recuperarse del mismo, el día de ayer Martín colocó un “post” en su cuenta de Facebook para agradecer, unirse y replicar la oración que toda la comunidad católica hemos hecho por él y su familia, Martín lo narra con el corazón de un cantante y solo faltaría agregarle música para hacer una bella canción de fe; nosotros en tvsaulo.tv lo vemos incluso como una “dulce profesión de fe”, pues es en las dificultades donde se “acrisola” nuestra unión con Dios, como bien lo ha dicho al final de su escrito en que nos comparte la la segunda lectura de hoy Domingo, por cierto, “Domingo de la Misericordia”. Les invitamos a unirnos a esta profesión de fe y juntos logremos el milagro de ver recuperado al pequeño Pablo.

A continuación el texto íntegro de Martín Valverde: 


22 de abril. Han sido y son días intensos, desde todo punto de vista y experiencia. Tanto en el hospital en forma directa, o con gente con la que nos cruzamos en el camino, como por las redes sociales, nos hemos acercado con personas que simplemente oran por todo lo que estamos pasando y humildemente nos unimos a ellas. Hemos conocido y nos han compartido historias que coinciden con lo que vivimos, así como historias con mucho mayor grado de complicación que la nuestra, pero llenas de fe. Mientras seguimos en la lucha por ver a Pablo recuperarse, hemos entendido que se trata de un mundo de oración real, poderoso y activo. Por eso, y sabiendo que Pablo y su situación son punto de intercesión y bendición para tantos. A partir de hoy y aprovechando eso, desde donde Pablo está, junto con él y al lado de él, damos gracias, oramos e intercedemos por todos los que así nos lo han pedido. Por sus familias, sus corazones, sus situaciones; físicas, espirituales y emocionales. No importa lo que nos hayan pedido, grande o pequeño, si para ti es importante, también lo es para Dios y por eso todos los que hoy hacemos comunidad, oramos y cuidamos a Pablo, aprovechamos la presencia de la Misericordia de Dios entre nosotros para interceder, orar, pedir y agradecer a Dios por todos los que nos han solicitado y los que hoy necesiten nuestra oración e intercesión. Por nuestros países, por tu ciudad, que sufre por la injusticia. Por este mundo loco y los que lo dirigen y que nos pueden llevar a una guerra donde nadie es ganador. Por todos y su todo. Desde nuestra trinchera hacemos oración simple y sincera al Padre, a Cristo Resucitado, al Espíritu Santo que sabe ayudarnos en todo momento. Y junto a nuestra Madre, a María siempre fiel, al pie de La Cruz pedimos que se vuelva un dulce incienso lo que de nuestro corazón sale hasta el cielo.

Dios no se queda con nada, y hoy oramos sabiendo que Él se encargará de todo porque nos ama y nadie nos ama como Él.

Quedamos para siempre unidos en esta aventura de orar unos por otros y todos al Dios que nos ama con Amor Eterno.

Les comparto con alegría parte de la Segunda Lectura de mañana domingo y que nos queda a la perfección:

“Por eso, ustedes se regocijan a pesar de las diversas pruebas que deben sufrir momentáneamente: así, la fe de ustedes, una vez puesta a prueba, será mucho más valiosa que el oro perecedero purificado por el fuego, y se convertirá en motivo de alabanza, de gloria y de honor el día de la Revelación de Jesucristo. 1 Pedro 1,6-9

Paz y bien para todos. Amén.

Compartir
Artículo anterior“Dichosos los que creen sin haber visto”. Homilía de Mons. Ruy Rendón, Arzobispo de Hermosillo. 
Artículo siguienteObispos Mexicanos se reunirán para trabajar asuntos pedidos por el Papa Francisco.
Nací el 3 de octubre de 1985, originario del Ejido San Agustín en el Municipio de Torreón Coahuila México, Realicé mis estudios en la escuela primaria del Estado "Liberación Proletaria", ubicada en la misma localidad; los estudios de secundaria fueron realizados en la escuela "Profesor José Rodríguez González, que se ubica en el centro de la ciudad de Torreón; mi educación preparatoria fue un poco accidentada, inicié dicha etapa en el "Centro de Estudios Tecnológicos y de Servicios #59" ubicado a espaldas de "Soriana Constitución" (Empresa de Súper Mercado Lagunera) en la ciudad de Torreón; sin embargo, permanecí en esa institución sólo un año (2001-2002), el 23 de agosto del año 2002 decidí Ingresar a la Preparatoria "Instituto Ciencias Humanas" (Seminario Menor), que se encontraba en el Ejido San Agustín, (donde sigo viviendo [hoy ya no existe dicha preparatoria, pues se transformó en el "curso Introductorio"]); no obstante en dicha escuela permanecí sólo dos años (2002-2004), para terminar los estudios de preparatoria en la "Escuela de Estudios Comerciales Computacionales y Fiscales" (ESCOFIS) donde sólo estudié un año (ciclo 2004-2005); en agosto del año 2005 ingresé al Seminario Diocesano de Torreón a la etapa del Curso Introductorio "San José" en el Ejido San Agustín, al año siguiente emprendí los estudios filosóficos en el "Seminario Mayor Santa María Reina", los cuales concluí en el año 2009; en ese mismo año ingresé a la etapa teológica en el mismo Seminario Diocesano, en junio de 2012, finalicé el tercer año de Teología, en enero de 2013 ingresé a la Congregación de los Hijos del Inmaculado Corazón de María (Claretianos) en la Ciudad de México concluyendo los estudios correspondientes a la teología en el Instituto de Formación Teológica Intercongregacional de México (IFTIM). Desde Noviembre de 2013 laboré en el Centro Pastoral Casa Saulo en la ciudad de Torreón, conocido popularmente como "Centro Saulo". Actualmente trabajo en la parroquia Inmaculado Corazón de María en la colonia Torreón Jardín.

Deja un comentario