Por. R.P. Ramón Sevilla SJ

El dinero en este mundo es para el comercio, para la compraventa, pero en el Reino de Dios, que es la Iglesia, todo es gratis. El divino Maestro, Jesús, lo enseña con asombrosa sabiduría y como siempre con pocas palabras. Hablando del poder de servir que el Señor da a sus discípulos, les dice: “Gratis lo recibieron, denlo gratis”. En este pasaje envía a los doce a evangelizar solo con lo que llevan puesto y sin dinero: “Porque el obrero merece su alimento” (Mt 10,6 y 10,10).

La justicia de este mundo consiste en que se cobre y se pague lo que es debido en el trabajo, en el comercio, en los servicios públicos. La justicia del reino de los cielos, que es la Iglesia, pide que compartamos gratuitamente y con amor cristiano tanto los servicios, como los bienes, entre estos el dinero. El ambiente básico en que se da esta comunicación de bienes y servicios es la familia, pequeña Iglesia doméstica, entre sus miembros todo se comparte gratuitamente. Lo mismo se debe dar en las otras Iglesias de la Iglesia universal, curias, diócesis y parroquias.

Los servidores, clérigos y laicos, personalmente y en las oficinas de la Iglesia, debemos vivir la gratuidad del Evangelio. Evitemos todo tipo de comercialismo y de compraventa. Las misas ni se cobran ni se pagan, tampoco las ceremonias, bautizos, bodas, aniversarios y misas por nuestros hermanos fallecidos, ni los ministerios que los sacerdotes y los laicos ofrecemos a todos los fieles. Se trata de regalos recíprocos para cumplir el mandamiento de la caridad: “Ámense mutuamente como yo los he amado”. Que no se cobre ni se pague nada. Que tanto los servicios como los bienes se compartan gratuitamente. Todos tenemos la obligación, voluntaria y libre, de servirnos y de compartir todo lo que tenemos por el amor de Cristo, que es universal —amando aun a los enemigos—, sin límites y que durará para siempre.

Los aranceles son solo indicadores sobre lo que conviene compartir cuando se pide el servicio; quien lo pide, puede dar eso o menos o más, según su fe, su caridad y sus posibilidades. En la gran familia del Padre que es su Iglesia, él nos lo da todo gratis, compartámoslo también gratuitamente.

Compartir
Artículo anterior10 datos curiosos sobre la vida del Papa Emérito Benedicto XVI
Artículo siguienteCORDEROS, SÍ – LOBOS, NO
Nací el 3 de octubre de 1985, originario del Ejido San Agustín en el Municipio de Torreón Coahuila México, Realicé mis estudios en la escuela primaria del Estado "Liberación Proletaria", ubicada en la misma localidad; los estudios de secundaria fueron realizados en la escuela "Profesor José Rodríguez González, que se ubica en el centro de la ciudad de Torreón; mi educación preparatoria fue un poco accidentada, inicié dicha etapa en el "Centro de Estudios Tecnológicos y de Servicios #59" ubicado a espaldas de "Soriana Constitución" (Empresa de Súper Mercado Lagunera) en la ciudad de Torreón; sin embargo, permanecí en esa institución sólo un año (2001-2002), el 23 de agosto del año 2002 decidí Ingresar a la Preparatoria "Instituto Ciencias Humanas" (Seminario Menor), que se encontraba en el Ejido San Agustín, (donde sigo viviendo [hoy ya no existe dicha preparatoria, pues se transformó en el "curso Introductorio"]); no obstante en dicha escuela permanecí sólo dos años (2002-2004), para terminar los estudios de preparatoria en la "Escuela de Estudios Comerciales Computacionales y Fiscales" (ESCOFIS) donde sólo estudié un año (ciclo 2004-2005); en agosto del año 2005 ingresé al Seminario Diocesano de Torreón a la etapa del Curso Introductorio "San José" en el Ejido San Agustín, al año siguiente emprendí los estudios filosóficos en el "Seminario Mayor Santa María Reina", los cuales concluí en el año 2009; en ese mismo año ingresé a la etapa teológica en el mismo Seminario Diocesano, en junio de 2012, finalicé el tercer año de Teología, en enero de 2013 ingresé a la Congregación de los Hijos del Inmaculado Corazón de María (Claretianos) en la Ciudad de México concluyendo los estudios correspondientes a la teología en el Instituto de Formación Teológica Intercongregacional de México (IFTIM). Desde Noviembre de 2013 laboré en el Centro Pastoral Casa Saulo en la ciudad de Torreón, conocido popularmente como "Centro Saulo". Actualmente trabajo en la parroquia Inmaculado Corazón de María en la colonia Torreón Jardín.

Deja un comentario