10 Tú derramaste, oh Dios, una lluvia de larguezas, a tu heredad extenuada, tú la reanimaste;
11 tu grey halló una morada, aquella que en tu bondad, oh Dios, al desdichado preparabas.
20 ¡Bendito sea el Señor día tras día! El carga con nosotros, Dios de nuestra salvación.
21 Dios libertador es nuestro Dios; del Señor Yahveh son las salidas de la muerte;

Source: Evangelio del Día

Deja un comentario